Home » Portada » Conociendo al 'Blue Phoenix'

Conociendo al 'Blue Phoenix'

  • Un joven canario visita el 'templo' de un excéntrico músico de jazz canadiense
Conociendo al 'Blue Phoenix'
Fotografía de: U. C. G.

Un chico de Maspalomas en un bosque de Canadá plagado de osos y con un músico ermitaño de Jazz. Un encuentro para no perdérselo.

Un texto de Urko Combarro González

Dan es un músico de Jazz canadiense de 66 años, se hace llamar el “Fénix azul” en el mundo musical . Es un tío peculiar a la par que especial. Gran parte de su vida trabajó como pintor, pero hace años de eso. Vive con lo justo, no tiene casa, ni coche, ni mujer y casi ni dinero, pero siempre está sonriente y feliz, tiene el jazz y el alcohol, y por supuesto amigos.

Se conserva sorprendentemente bien para ser fumador y bebedor profesional, es fuerte y ágil para su edad. Tiene la cabeza en su sitio, las ideas claras, odia al gobierno y especialmente a los americanos. Tiene poca ropa pero va limpio. Siempre lleva un gorro de paja o una gorra con gafas de sol, tiene el pelo negro y una larga coleta.

Campamento en la montaña

Decidió separarse de la vida normal para buscar su bienestar. Tiene un pequeño campamento en la montaña, me ha invitado a pasar una noche.

Vista desde lo alto.

Vista desde lo alto.

 

Yo le he conocido a raíz de mi trabajo en Alpine Café. Todos los viernes desde hace años da un concierto en el que da el 200%, es su motivo de vida, dar ese concierto para 10-15 personas los viernes es lo que le alimenta. Pasa el resto de la semana haciendo alguna ñapa en el café, donde saca algún dinero, o simplemente se sienta en una mesa a beber cerveza y preparar el próximo concierto. La cocaína le acompaña en sus actuaciones.

 

Camp Dune

Es una calurosa tarde de verano en Whistler, son las 5:00 pm y el sol sigue pegando con fuerza. Estamos esperando a Andrew (compañero de trabajo) en la puerta del Liquor store, él nos guiará hasta el campamento. Diego es un amigo de Brasil que he invitado a esta experiencia, nos conocimos este invierno en Tamwood, es un buscador de aventuras y un tipo divertido.

 

A las 5:25pm ya tenemos todo lo necesario para pasar una noche en Camp dune, comida, cerveza y buenos humos. Conducimos 15 minutos hasta llegar a un aparcadero ya alejado de la civilización. Atravesamos maleza en una angosta pendiente durante 30 largos minutos, vamos cargados de peso.

 

Dentro del bosque la luz es ínfima, no hay forma de ser visto ni escuchado, ahora estamos en la naturaleza salvaje, donde los osos y los pumas son los jefes territoriales. Si uno desconoce el camino es prácticamente imposible encontrar el campamento.

 

Andrew me informa de que debemos de sentirnos afortunados porque Dan no lleva gente a su santuario con frecuencia.

 

Cuando llegamos ambos nos quedamos atónitos, es un lugar rebosante de buenas vibraciones, las sentimos nada más llegar.

La guarida...

La guarida…

 

Dan ya nos estaba esperando con un fuego encendido y cerveza fría, nos da la bienvenida y brevemente nos enseña el campamento. Las dos cosas que más me sorprenden son la casa del árbol, que tiene casi 25 años y que durante este tiempo también ha diseñado un sistema obtener agua fresca del río.

 

Nos reunimos en torno al fuego para saborear una cerveza fresca. Obsequiamos a Dan con una petaca de buen whisky, pronto empieza a beberla. La noche ha caído rápidamente en el campamento, vemos algo de luz fuera, pero el enorme mar de pinos hace rato que robó los últimos rayos de sol. Hace horas que no miro el reloj, no me interesa. El frío aumenta por minutos, ponemos un poco más de leña en el fuego y sacamos los abrigos de las mochilas.

Salchichas con miel

 

Cenamos unas salchichas bañadas en miel que acompañamos con un poco de pan y unos tragos de vino peleón. Bien adentrada la noche y ya sonrojados por el fuego y el vino Dan comienza a contarnos historias que captan nuestra atención desde la primera palabra.

 

Comenta que años atrás unos jóvenes de Quebec encontraron por casualidad el campamento, él esas semanas las estaba pasando en otro sitio. A su regreso, y para su sorpresa los jóvenes canadiense-franceses no sólo se habían asentado en su campamento, sino que habían decidido comenzar un cultivo de marihuana de guerrilla en todo el valle.

Estos individuos carentes de conocimientos agrícolas habían visto demasiadas películas. Las probabilidades de cosechar en esas condiciones, sin fotoperiodo, sin nutrientes en el suelo y con un riesgo enorme de plagas, eso sin contar a los osos, conejos y demás animales amantes de plantas sabrosas, son muy bajas. Al final subieron unos cuantos locales de Whistler a “hablar” con ellos, a los dos días no quedaba ni rastro.

 

Cuenta también como una mujer asiática se volvió loca tras una ruptura amorosa y decidió correr, y corrió hasta que dió con un acantilado.

 

O la del vaquero yanqui que en un alarde de valentía pensó en aparcar su coche y dar un paseo por la montaña, con sus botas, su chapa en el cinturón y su gorro de cowboy. Apareció a los tres inviernos bajo el deshielo, muerto.

El calor de la conversación.

El calor de la conversación.

 

Y así durante horas, el también siente curiosidad por saber como se vive en Canarias o Brasil, sigue teniendo muchas ansias de conocimientos, y ya seguramente no lo podrá ver nunca se conforma con imaginárselo.

 

Dan se va a dormir a su cabaña de madera y me quedo con Diego un rato más, no me quiero ir a dormir, la noche está siendo especial y seguimos alimentando la conversación. Desde luego la Kush ha contribuido a generar una atmósfera muy agradable durante toda la velada. Futuro y mujeres son las temas estrellas de la conversación, y para variar no encontramos soluciones a nuestros problemas, sólo reímos intercambiando experiencias personales, con el tiempo puedes llegar a reírte con lo que antes llorabas.

Ruidos sospechosos, osos y ovejas

 

Decidimos que es el momento de dormir cuando comenzamos a escuchar ruidos de los más asustadizos, sobre todo para alguien como yo, que no acostumbra a dormir a la intemperie. Además tengo hambre, pero la comida está colgando en un cubo cinco metros por encima de mi cabeza, es una medida de seguridad contra los osos. Nos aseguramos de apagar bien el fuego y no dejar ni el más mínimo resto de comida o de bebida en toda la zona. El suelo es duro y me agobian un poco los ruidos del exterior. Cierro los ojos y cuento ovejitas.

 

Me despierto al amanecer con los primeros rayos de sol. Dan ya está tirando con su tirachinas y encendiendo el fuego mientras apura el primer pitillo del día. Nos volvemos a reunir en torno al fuego para desayunar un poco de bacon con un café de dudosa calidad, me sabe a gloria de todas formas. Sé que no son ni las 7:00am porqué no acostumbro a ver la luz así con frecuencia, soy muy dormilón. Caminamos veinte minutos por el bosque guiados por Dan hasta llegar a un lugar increíble, donde pudimos apreciar como el sol vestía de color a Whistler un día más.

 

Antes de irnos Dan nos pide que le llevemos algo de madera al campamento y que la cortemos, accedemos encantados. Recogimos nuestro ahora ligero equipaje y emprendemos la vuelta a la realidad, Dan nos dio unas indicaciones de gran utilidad.

 

En el retorno escuchamos a un enfurecido perro ladrando a una cría de oso que había trepado a un árbol por miedo, probablemente no sepa que su fuerza es cien veces mayor y que un solo golpe acabaría con él. Nosotros desaparecemos lo antes posible, la madre podría aparecer en cualquier momento y no quisiera estar presente. Gritamos al perro intentando disuadirle, pero fue en vano, no sabemos que desenlace tuvo esa historia. Tengo entendido que los perros y gatos no duran mucho en el bosque, de hecho el pueblo tiene muchos carteles de perros y gatos desaparecidos.

 

A las 9:50 am estaba entrando por la puerta de mi casa, oliendo a fuego y bien cansado tras haber dormido poco y mal. Pero a la vez estoy feliz y me siento vivo.

 

Ahora una ducha, un café de verdad y a contar esta historia, ya tendré tiempo de dormir.


Más noticias

Comentarios (1)

  1. AITOR LABANDIBAR dice:

    SIGE ASI URKO MUY BIEN JJJ!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>