Home » Destacada » El sueño continúa

El sueño continúa

  • "Muchos encuentran su lugar. Otros nos encontramos a nosotros mismos"
El sueño continúa
Fotografía de: U. C. G.

Nuestro hombre en Canadá es un torrente de historias mientras experimenta también su propio viaje interior.

Un texto de Urko Combarro González

Ya han pasado 4 meses desde mi llegada a Whistler. El tiempo vuela, los días pasan en un suspiro, cuando me quiero dar cuenta estoy arrancando otro mes del calendario. Disfruto cada día, saboreo los segundos y aprecio los instantes, sonrío y soy feliz, no se cuanto durará, pero mientras dure seguiré fluyendo.

Urko y un amigo río abajo.

Urko y un amigo río abajo.

Tamwood, el erasmus que nunca tuve

He concluido satisfactoriamente el curso de tres meses en la escuela internacional de idiomas Tamwood. Mi nivel de inglés ha mejorado enormemente. Me defendía bastante bien antes de venir, ahora mi lista de vocabulario, idioms, slangs y phrasel verbs ha aumentado de forma significativa, así como mi seguridad a la hora de expresarme.

Recomiendo a cualquier persona que quiera aprender inglés y pasar unos meses únicos que pase por Tamwood.

El último mes combiné trabajo y escuela y fue bastante duro, pero mereció la pena, saqué un dinero que ahora me viene muy bien y conocí gente nueva, ya qué el grupo que había ido haciendo en los meses de escuela se ha ido desaciendo, todos han vuelto a sus países, es un poco volver a empezar.

He aparcado el vaso de cerveza hasta nueva orden, por mi salud, pero sobre todo por mí bolsillo. Sale extremadamente caro salir a menudo a tomar unas cervezas. Ahora es momento de ahorrar y limpiar el cuerpo.

Oferta de trabajo para un año en Alpine Café

Han pasado 60 días desde que comencé mi trabajo en Alpine Café. En este tiempo me ha dado tiempo a dominar mis funciones y a conocer a todo el personal. Ya trabajo 5 días a la semana, las jornadas completas aquí son de 6 horas, se trabaja para vivir, no se vive para trabajar.

Listo para disfrutar…

Cómo sabéis mi visado es de 6 meses y caduca en Agosto, mi jefe me ha ofertado quedarme un año más con ellos en Alpine Café. Cuando me dio la noticia no me cabía la emoción en el pecho, ahora sólo queda que la embajada apruebe mi solicitud, ya veremos qué pasa, no quiero cantar victoria antes de tiempo.

El sobre se ha mandado a la embajada canadiense en Francia, sólo queda esperar, ya no tengo uñas que morderme y todavía el sobre no habrá salido ni de Francia. Pensé en meter dinero en el sobre para agilizar los trámites burocráticos, pero luego me di cuenta de que ese sistema funciona mejor en España.

En las últimas semanas he entablado contacto y amistad con algunos canadienses, sobre todo compañeros de trabajo. Esto está ayudando a mejorar mi inglés vertiginosamente, de forma mucho más intensa que al principio, ya que en la escuela estás con otros estudiantes extranjeros no es lo mismo, controlan el idioma pero no lo dominan, no son nativos, y eso se nota, te entiendes bastante bien, pero no usas las expresiones, ni palabras ni sobre todo pronunciación adecuada, que es en lo que más pecamos los españoles. Ahora comienza el verdadero aprendizaje.

Días de 18 horas de luz y un sinfín de actividades de verano

Las noches son de 6 horas, hasta las 22:30 hay luz y a las 04:15 empieza a amanecer, lo que hace que los días sean muy largos. Teniendo en cuenta que las jornadas laborales son de 6 horas normalmente quedan otras 12 horas de luz para disfrutar de las actividades de verano.

Downhill mountain biking, MT crosscountry, bmx, bicicross, bicicleta de carretera, skateboard, snowboard-ski (glaciar), nadar en los lagos, hiking, footing, longboard por valley trails, skinboard-wakeboard (lagos), canoas y barcas para lagos y ríos, más actividades de las que tu cuerpo y tu bolsillo pueden afrontar, y eso sin incluir otras como, bunjee jumping (puenting), rutas en quads, bogeys, parapente, ruta en helicóptero o hidroavión. Mi consejo es elegir unas pocas y tratar de probar todas.

Yo me he declinado por el skateboard, MT crosscountry, hiking, snowpark y barca para el río. También hago fotos, tiro la toalla y me leo un libro en el lago, nado (poquito, está fría de cojones). También me he animado a practicar yoga, cosa que mi santa madre lleva recomendándome desde hace tiempo para controlar mi genio y mis nervios, a veces un poco descontrolados.

Naturaleza en el vecindario.

Naturaleza en el vecindario.

La suma de todos estos deportes en un ambiente como este hacen que me sienta bien, más vivo y enérgico que nunca, hasta me han dejado de salir canas y me ha reducido considerablemente mi barriga cervecera (que en realidad es también por mi afición al pan y la salsa, sobre todo las de mi padre) gracias entre otras cosas a haber mejorado mi dieta alimenticia.

Viviendo con los Crowe

Todos estos meses he estado residiendo en la casa de la familia Crowe, cómo ya os dije en mi primera crónica que era una familia activa, trabajadora y muy concienciada con el medio ambiente. Conocidos y respetados en el vecindario, famosos por sus veladas veraniegas, donde la barbacoa, el fuego y el badminton son los protagonistas. El alcohol no es el alma de la fiesta en este caso.

Tanto el padre (Erick) como la madre (Michelle) tienen entre 55 y 60 años. Ambos practican deporte a diario, más de 4-5 horas, yoga, pesca, senderismo, nado, todo vale para mantener el cuerpo en buena forma. De verdad no os podéis imaginar el físico que tienen gracias a que son felices, hacen deporte y se sienten realizados. Nunca jamás les he visto sentados en el sofá viendo la televisión. Siempre en movimiento.

Algunas notas desde mi caos mental:

Siempre pienso en qué foto sacar o qué contar para mostrar cómo es esto, la vida, las vistas, los lugares. Me ha costado 4 meses darme cuenta de que hay que verlo, vivirlo, sentirlo, experimentarlo y sobre todo gozarlo para entenderlo. Aquí el que viene no se quiere ir, todo el mundo encuentra su lugar, y algunos hasta nos encontramos a nosotros mismos por el camino.

Mi trabajo actual no es lo que siempre soñé, pero me da para vivir y sobre todo para disfrutar. Supongo que estoy en una fase de aprendizaje de la vida y no en la búsqueda del éxito profesional, no puedo construir la casa por el tejado, ahora asiento bases.

En próximas crónica

Ya va siendo hora de conocer la historia que envuelve estas montañas, quienes fueron los visionarios que pensaron que en esas montañas podía construirse uno de los mejores resorts del mundo o los primeros asentamientos ocupas de la comunidad hippie en Whistler.

Estoy pensando seriamente en incluir una sección nueva destinada al personaje del mes. No paro de conocer personas con historias variopintas y dignas de cómo poquísimo un párrafo. Creo que lo haré.

Por último, y no menos importante; a partir de la siguiente crónica haré una traducción al inglés del texto. De esta forma mejoro una parte del inglés que actualmente tengo en desuso, el writing y al mismo tiempo puedo captar más lectores.


Más noticias

Comentarios (2)

  1. Daniel Pellejero dice:

    Yes! Nice stories Urko! Good idea try and write it in both languages, nice practice. I hope you keep on well and continue enjoying this fantastic experience. I’m sure they will give you the new visa and continue there. I think it’s your ideal place to live men! So then I have an excuse to go to Whhistler! Greetings from Switzerland!!

  2. […] Crónica 5 – El sueño continua […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>