Home » Culturas » Paco Curbelo: el espíritu de las piedras

Paco Curbelo: el espíritu de las piedras

Paco Curbelo: el espíritu de las piedras
Fotografía de: DA

El escultor Paco Curbelo (Lanzarote, Canarias) tiene el don de poder comunicarse con la esencia de la naturaleza. Hoy le conoceremos un poco mejor. 

Un artículo de Gregorio Cabrera

E
l tiempo no pasa por ellas, pero esto no significa que no estén vivas. La piedra habla, cada una de ellas posee un alma propia y una historia por contar. Tan solo hace falta que aparezca la persona adecuada, un espíritu capaz de escuchar su mensaje eterno y sacarlo a la luz. Un artista, un escultor, un hombre como Paco Curbelo.

Paco habla con la piedra, la moldea y la cincela hasta que los dos espíritus logran ponerse en sintonía. Entonces, del encuentro entre la piedra y el hombre surge el arte, una obra en piedra cuyo mensaje acaba de empezar a andar entre nosotros.

Las manos del artista entablan un diálogo directo con la piedra, con la materia prima que procede de la madre naturaleza. A veces es el basalto volcánico de Lanzarote, otras el mármol de Carrara como el que inmortalizó a Miguel Ángel.

La piedra está viva. Si la escuchas, te habla. Si se moja, revive. Si es esculpida y modelada cobra una nueva vida. El proceso comienza en la imaginación y en el pensamiento del creador hasta que se convierte en una presencia visible para todos y para siempre.

Conversando con el autor en su casa de San Bartolomé.

Charla con el escultor. Fotografía: Juan Cruces.

Lo que una vez existió tan solo dentro de la cabeza y el corazón de un hombre, en sus desvelos e imaginaciones, cobra presencia física. El viejo truco de magia habrá vuelto a funcionar.

Paco Curbelo es alma, volcán y verdad. Es un trabajador del arte, un artista al servicio de la obra que no duda en invertir horas y horas hasta encontrar el camino exacto o hasta descifrar el misterio que encierra cada bloque o cada estructura.

El taller de Paco Curbelo es una familia de piedras, de herrajes, de herramientas, de sonidos, andamios, de mármoles y basaltos. El taller es el templo que baña el sol mientras atardece, el universo donde todo es posible porque lo imposible no existe dentro de este taller.

El escultor nunca cesa. Para ser escultor hay que tener empuje. Para hacer arte con piedras y herrajes es necesario el tesón y la inspiración de los hombres y mujeres de una tierra como Lanzarote, de aquellos y aquellas que lidiaron con el mar y la tierra quemada.

 Vídeo sobre el escultor para Lancelot TV, dentro del programa ‘Tierra Quemada': 


Más noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>