Home » Canarias » El petróleo te mancha por dentro

El petróleo te mancha por dentro

El petróleo te mancha por dentro
Fotografía de: Save Canarias

La protesta contra las prospecciones en busca de petróleo en Canarias remueven los fondos de la sociedad canaria. Contamos aquí una visión de lo sucedido en las manifestaciones.

Un artículo de Gregorio Cabrera

Gregorio Cabrera, director de DA, diario digital de Canarias especializado en sociedad y medioambiente.

Y
o era un chinijo cuando ocurrió. Fue en uno de esos días que se empeñan en no acabar, con el sol suspendido en el horizonte con cara de domingo. Al salir de uno de los charcones de aguas cristalinas situados al sur de Lanzarote (Canarias) fundé el pie sobre una masa pringosa que se agarró a la piel como una oscura sanguijuela. Jamás había visto nada igual. Era piche, me explicó padre, recién llegado a mi lado con el cubo lleno de sargos y viejas.

Supe luego que había barcos que limpiaban fondos cerca de nuestro paraíso y que semejante despropósito lo decidían hombres que jamás conoceríamos. Por eso a veces miro al horizonte con desconfianza.

Save Canarias. El pasado sábado, día siete de junio, la playa de Las Canteras, junto a la cual me asomo ahora a la vida, amaneció salpicada de gentes venidas para disfrutar del agua azul. Llego tarde a la manifestación. Antes de salir, alguien me preguntó si no me había pintado las manos de negro en señal de protesta contra las prospecciones. No lo necesito. En realidad aquella bola de piche ya me manchó por dentro de chico.

No necesito pintarme las manos de negro. Aquella bola de piche ya me manchó por dentro aquella vez, de chico”

Al llegar a la plaza de San Telmo (Las  Palmas de Gran Canaria) veo a la masa de gente. Oigo varios bucios, las caracolas gigantes que utilizaban los aborígenes y que ahora suenan a premonición, a miedo a las mareas negras. Por encima de ellas se escucha a una joven y divertida batucada, la voz carnavalera y optimista que despierta el alma. A su lado, y como muchos dicen ahora, el Arrorró elegido como himno de Canarias parece opio para el pueblo. ¿Se imaginan como sería una protesta popular con una canción de cuna?

Dentro del río, en la marea humana, se percibe un sentimiento de alegría por el grito, por el rotundo ‘no’ compartido. Todos son canarios y canarias, nacidos aquí o no. Los chinos, sabuesos comerciales (ya les gustaría a muchos de esos estirados del marketing tener una décima parte de su olfato), venden banderas de Canarias a un euro a la puerta de sus comercios. Se las quitan de las manos.

Pero también hay rabia. El centro de casi todas las dianas es el Ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Manuel Soria, natural de Canarias por más señas y defensor a ultranza de la búsqueda de petróleo frente a Lanzarote y Fuerteventura. Ahora el piche lleva bigote.

Hay muchos desempleados, claro. Quizás alguno, como dice Roger Deign, tenga el oscuro secreto de encontrar empleo limpiando chapapote”

En los corrillos, en las pausas entre proclama y proclama, los hombres y las mujeres hablan de ratos pasados en Maspalomas, en Fuerteventura, en Lanzarote o en cualquier otro lugar. Temen que un velo negro envuelva un día los momentos azules guardados en su memoria.

Veo a muchos niños y niñas con globos negros atados a sus carritos de bebé, a extranjeros, a desempleados (quizás alguno guardara el negro secreto de encontrar empleo limpiando piche en las playas si hay un derrame, la solución al paro propuesta por el inefable concejal de Teguise Roger Deign, quien añadió que al cabo del día estaría todo incluso más limpio que antes).

Avanza el gentío hacia la Delegación del Gobierno. Muchos van bajo un alegórico plástico negro. Son costaleros de la Virgen del Piche, a ver si es capaz de frenar a las petroleras, como dicen que hizo la Señora de los Volcanes con la lava en Lanzarote. Claro, que eso fue hace tres siglos, antes de que hubiera un Ministerio de Medio Ambiente.

Muy cerca se ven las plataformas petrolíferas que ya se han hecho familiares en el muelle de Las Palmas”

A unos cientos de metros, si nos asomáramos a la avenida marítima, veríamos alguna de las plataformas petrolíferas que se han hecho familiares en el muelle de Las Palmas. La manifestación concluye. Regreso a casa, a Las Canteras.

No sé por qué, pero el sol marchándose sobre las nubes se me asemeja al logotipo de Repsol. Demasiado tiempo cerca de la batucada, puede. Hay mucha luz. Sopla el alisio, las olas llegan incesantes. Todo está ahí, listo para las energías renovables. Pero mañana Canarias volverá a ser la región de España con menor porcentaje de electricidad producida con energías limpias. El piche que habita dentro de mí me muerde cerca del estómago.


Más noticias

Comentarios (2)

  1. […] tan contaminante petróleo). El mismo día en que tuvo lugar la última manifestación contra las prospecciones en Canarias, el pasado sábado 18 de octubre, se inauguraron en Arrecife (Lanzarote) un puerto […]

  2. Ice dice:

    Super jazzed about getting that knhowo-w.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>