Home » Destacada » Juan Brito: la profunda voz de la tierra

Juan Brito: la profunda voz de la tierra

Juan Brito: la profunda voz de la tierra
Fotografía de: www.etnografiayfolclore.com

Es un hombre de otro tiempo que hace mejor el presente. Habla del pasado, pero siguiendo su ejemplo quizás habría otro futuro posible para Canarias. La memoria tiene un valor. 

Un artículo de Gregorio Cabrera

E
l espíritu de fuego y viento de Lanzarote vive dentro de este hombre. Todo ocurrió hace mucho tiempo, cuando era un niño chico, un chinijo que pastoreaba cabras y solajeros mientras jugaba con piedras, tierra y plantas de formas extrañas. Desde entonces, Lanzarote (Canarias) y Juan Brito forman una pareja hermanada para siempre.

Juan Brito ha descubierto ciudades perdidas y colonias de fósiles submarinos. Ha fundado grupos musicales y ha creado vida a partir del barro. Conoció la guerra. Trabajó de carpintero en Playa Blanca (Lanzarote, Canarias), lo cual le permitió recorrer la zona arqueológica del Rubicón. En los años 60 fue taxista y llevó por la isla a catedráticos, historiadores y famosos. Era el mejor guía de la isla que se ve y también de la que no se ve”.

Nacido en El Peñón en 1919, sin Juan Brito sabríamos mucho menos una isla que se puede recorrer a través de sus conocimientos. Juan Brito es el mejor mapa de Lanzarote. Juan Brito se ha adentrado en la entrañas de la historia de Lanzarote. En 1955 acompañó al Doctor Serra Rafols en el descubrimiento de la Necrópolis de la Ciudad del Rubicón, el castillo de Juan de Bethencourt y el Pozo de San Marcial. En 1972 fundó e Museo Arqueológico de Arrecife en el Castillo de San Gabriel y ocho años más tarde sacó a la luz la mareta aborigen de Zonzamas.

Molinos de sangre

Hablar con Juan Brito, nacido en 1919, produce la mágica sensación de escuchar al mismo tiempo la voz de Lanzarote, de percibir las luces y sombras de la historia de un territorio. Con él los objetos adquieren vida propia y desnudan sus almas. Lo que parece un simple molino se convierte entonces en un recordatorio de las penurias que pasaron muchos lanzaroteños y lanzaroteñas. Hubo en su día en Lanzarote molinos de sangre, así llamados porque las familias que no tenía para pagar el camello tiraban ellas mismas del pesado artilugio para poder moler el grano.

 Tiene muchos galardones oficiales, pero el más importante es el cariño y la admiración de la gente que tiene la ocasión de conocerle” 

Lanzarote y sus secretos se asoman para revelarse a través de sus palabras. En él revoca el viento del pasado y rompen también las olas del presente”

La Princesa Ico, de piel blanca y pelo rubio, tuvo que ser sometida a una prueba de humo para demostrar la pureza de su sangre. Su historia ha cobrado vida ante nuestros ojos gracias al conjunto escultórico cerámico de Juan Brito. Su labor como ceramista se inició gracias a la inspiración de la mítica Dorotea Curbelo. Desde entonces el barro del Risco de Las Nieves ha revivido entre sus manos.

La tierra quemada, pródiga en leyendas, ha visto como habitan entre sus piedras todo tipo de seres. Diosas y diablos, novios y pastores… De todo hay en este mundo que surgió en primer lugar en la imaginación de Juan Brito.

Malpaíses

Juan Brito es un ser de luz, entregado a su familia, a sus amigos, a sus hijos. También se le ilumina la mirada cuando alimenta a su camella, la Rubia. Tiene muchos galardones oficiales, pero el más importante es el cariño y la admiración de la gente que tiene la ocasión de conocerle.

Al final, y como despedida propia del perfecto anfitrión, tiene el detalle de escribir el nombre del programa como lo hubieran ello los aborígenes, en lenguaje lírico-bereber. Para nosotros ha sido un honor que tan ilustre personaje se ha adentrado hoy en nuestros solitarios malpaíses.

Vídeo de la serie ‘Tierra Quemada':


Más noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>