Home » Diario Atlantida » Lenguaje que pervierte

Lenguaje que pervierte

Usoa Ibarra, periodista y creadora de Positivate, analiza los cambios referidos a la mujer en la nueva edición del diccionario de la Real Academia.

N
uestro cerebro organiza ideas a la par que las categoriza. Esto significa que las palabras son las encargadas de encuadrar y describir la realidad. Por eso es tan importante utilizar los términos adecuados para construir un pensamiento interior certero y eficaz.

Cuando las agrupaciones feministas tomaron conciencia de que el pensamiento y el lenguaje están interconectados, comenzaron una batalla contra ciertos atributos socioculturales con la intención de romper con una construcción mental basada en el monopolio del género masculino. Muchos términos recogidos oficialmente en el diccionario no encajaban bien con los nuevos roles sociales. Afortunadamente para el género humano, el lenguaje se está descentralizando del hombre y de su hegemonía social para dar paso al territorio común del léxico de las personas.

Nuevo diccionario

Una edición de la RAE. Por fin, los académicos de la RAE han decidido que el nuevo diccionario que saquen al mercado en este 2014 contribuya a la igualdad entre sexos, acabando con la desigualdad conceptual. Para ello eliminarán las acepciones machistas, peyorativas o discriminatorias, de forma que el diccionario también se convierta en el espacio del lenguaje inclusivo. Si a través del lenguaje interpretamos la realidad que nos rodea, este cambio académico supone un paso fundamental para aprender a pensar las relaciones entre hombres y mujeres de una manera más equitativa.

Nos tiene que resultar significativo que se visualice con la palabra la presencia social de la mujer, que ha dejado de ser un sujeto pasivo para convertirse en agente del cambio. El lenguaje nos constituye y nos identifica, de forma que si éste hace alusiones sexistas está mostrando unos esquemas mentales que hay que superar.

Muchos políticos siguen utilizando el lenguaje y su representación simbólica con perversión y ánimo de batalla ideológica”.

El cambio que ha aceptado la RAE es aún más profundo y simbólico que lo que supuso la utilización de la @ (identificación del “género neutro”) en los mensajes de las organizaciones feministas. Esta vez se va más allá del adorno reivindicativo, ya que se actúa sobre la raíz del problema que no es otro que la dominancia de un modelo lingüístico excluyente que hasta ahora ha interpretado la realidad en masculino, contribuyendo a la invisibilidad y a la sumisión de la mujer. Pese a estos pasos de gigante, muchos políticos siguen utilizando el lenguaje y su representación simbólica con perversión y ánimo de batalla ideológica.

Vincular el aborto al asesinato es algo más que una relación semántica, porque impone una moralidad que envuelve a la mujer en las dañinas etiquetas del lenguaje político y que desafortunadamente la instrumentalizan, convirtiéndola en el trofeo de unas convicciones. En este caso, el lenguaje vuelve hacer un flaco favor a la representatividad social de la mujer.


Más noticias

Comentarios (1)

  1. Janelle dice:

    It seems to me that there should be just as much concern about recycling incnedescant light bulbs as there is about fluorescent light bulbs. Incandescent light bulbs contain lead at levels that exceed hazardous waste limits and release more mercury into the the environment than fluorescent bulbs.

Responder a Janelle Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>