Home » Naturalmente » Sahara, la cárcel de arena y tiempo

Sahara, la cárcel de arena y tiempo

  • "Los presos políticos saharauis son mártires en vida", afirma un representante
Sahara, la cárcel de arena y tiempo
Fotografía de: G. C. Reyes

La comunidad saharaui cree que Marruecos utilizará a los condenados de Gdeim Izik como “moneda de cambio” para sus intereses geoestratégicos. 

Omar Abed Jalil piensa en las madres y en lágrimas que en muchos casos no llegaron ni a derramarse. Fueron sustituidas por el alarido de las mujeres del desierto. “Sabían que sus hijos iban a ser condenados”, relata mientras se señala el vello erizado de los brazos. El máximo representante de la Coordinador General Sindical de Apoyo al Pueblo Saharauis y líder de esta comunidad en Canarias vuelve de nuevo la vista a las fotos que trae consigo de los 25 condenados por su participación en el campamento de Gdeim Izik, el grito de independencia que se dejó oír a finales de 2010 en las proximidades de El Aaiún.

Entre los presos tras el juicio de frebrero ante el Tribunal Militar de Rabat (dos están ya en libertad al considerarse cumplida su pena) hay hombres como Ahmed Sbai, un trabajador de las minas de fosfatos de Fos Bucraa. También lo era Sidahmed, un conocido crítico del “expolio” que sufren los recursos naturales del Sahara. Muchos de ellos, según Omar, poseían la marca de ser activistas saharauis. “Unas 35.000 personas estuvieron acampadas durante dos meses y eligieron a estos 25. ¿A qué se debe? Eran gente conocida”, argumenta Omar.

La partida de ajedrez

Omar sostiene que el Gobierno de Marruecos pretende utilizar a los presos de Gdeim Izik como  “moneda de cambio” en beneficio de sus intereses geoestratégicos tras la cascada de peticiones internacionales para la liberación de estas personas (hay nueve cadenas perpetuas y el resto de penas oscila entre los 20 y los 30 años de prisión). “Lo que nosotros queremos es que sean liberaciones incondicionales y que Marruecos no obtenga nada a cambio. Lo que quiere son compensaciones en tema como la pesca o los aranceles agrarios y mientras tanto no se habla del referéndum por la independencia, que queda olvidado”, apunta.

Los desaparecidos

Omar ha llegado a la cita con este diario con un cartelón con las imágenes de los “mártires” del también llamado Campamento Libertad. Pero hay otro. En él aparecen otros “presos políticos”, al margen de los saharauis que habrían sido engullidos por la invisible cárcel de arena y tiempo del desierto. “Nosotros tenemos documentados más de 650 desaparecidos con nombres y apellidos”, afirma.

Las dos arenas, las dos orillas

Omar, un hijo del desierto, muestra las fotografías de los encarcelados sobre la arena de la playa de Las Canteras de Las Palmas de Gran Canaria. Aprovecha para recordar que a poco más de cien kilómetros de Canarias “continúa el conflicto” y que “para las islas y España sería mejor un Sahara independiente”.

Niega también las teorías que sostienen que una república saharaui traería inestabilidad  a la zona y facilitaría la entrada del radicalismo: “No, no… A muchos gobiernos les gustaría tener la estructura y el modelo de democracia que tenemos nosotros”. Es más, apunta que es el Reino de Mohamed VI quien agita las arenas del desierto “amenazando constantemente con abrir la caja de Pandora de la droga, el tráfico de armas o la inmigración”.


Más noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>